Freixenet es una de esas empresas que vive en la duda. Se plantea una salida de Cataluña en caso de que la declaración unilateral de independencia tome cuerpo. La compañía Cordoníu también se plantearía una salida ante ese escenario y el Grupo Catalana Occidente apunta que tomarán "de forma ágil" las decisiones "que sean oportunas".

A su vez, la empresa ServicePoint es otra de las que se abre a la adopción de "posibles medidas" en caso de que la DUI anunciada por la fuerzas independentistas coja forma. El independentismo genera incertidumbre en algunas de las compañías más tradicionales de Cataluña; tanto que empresas como Banco Sabadell (ahora con sede social en Alicante) u Orizon ya han materializado su traslado a otras regiones.

Es el caso de Oryzon. Tras su salida de Cataluña registró un crecimiento en bolsa de un 20% tan solo horas después de confirmarse. La situación obliga a poner el foco también en empresas potentes como Abertis, Gas Natural, SEAT o Nissan, que aún no se han pronunciado pero podrían suponer un duro golpe para el independentismo en caso de seguir el camino de entidades como Banco Sabadell.