Guerra abierta entre Donald Trump y Twitter. La red social ha amonestado una publicación del presidente de EEUU, sobre la que ha puesto una etiqueta, advirtiendo de que incumple sus normas relativas a "glorificar la violencia". No lo ha borrado, por considerar que puede ser de "interés público", pero para leer el mensaje ahora hay que hacer click sobre él.

En la publicación en cuestión, el presidente amenazaba con enviar al Ejército a controlar las protestas en Minneapolis por la muerte a manos de la policía de George Floyd, advirtiendo de que "cuando empiezan los saqueos, comienzan los tiros".

El tuit de Trump que Twitter ha señalizado por "glorificar la violencia" | Twitter

Twitter ha penalizado el tuit de Trump apenas unas horas después de que este firmase una orden ejecutiva con la que pretende deshacerse de algunas de las protecciones legales que tienen en estos momentos las redes sociales y que las eximen de responsabilidad por el contenido que publican sus usuarios.

El mandatario va especialmente a por Twitter, que en los últimos días ha desmentido varios mensajes del mandatario. Este, por su parte, acusa a la red social de censurarle y de haber dejado de ser "una plataforma pública" para convertirse "en un editor con línea editorial", algo que, dice, debe impedirse para salvaguardar la democracia.

Es más, Twitter también ha amonestado una publicación de la Casa Blanca en la que se hace eco del discurso del presidente de Estados Unidos: "Estos matones están deshonrando la memoria de George Floyd y no dejaré que eso suceda. Acabo de hablar con el gobernador Tim Walz y le dije que el ejército está con él todo el tiempo. Cualquier dificultad y asumiremos el control, pero, cuando comience el saqueo, comenzará el tiroteo. ¡Gracias!".

 

"Estamos hoy aquí para defender la libertad de expresión de uno de los peligros más graves al que nos hemos enfrentado en la historia de América", afirmó el presidente durante la firma de la citada orden, aseverando que "cerraría" Twitter "si eso fuera legal" y refiriéndose a estas empresas tecnológicas como "un pequeño puñado de poderosos monopolios de redes sociales que controla una vasta porción de las comunicaciones públicas y privadas".

No obstante, los expertos legales creen que, con esta norma, Trump podría llegar a perjudicarse a sí mismo, ya que podría provocar que las redes empiecen a controlar mucho más el contenido que publican sus usuarios, con el consiguiente de que se bloqueen las publicaciones del propio mandatario, que a menudo propaga bulos a través de su cuenta de Twitter o se hace eco de teorías de la conspiración.