La lava del volcán que ha estallado este domingo en La Palma avanza hacia la costa a unos 700 metros por hora, con una temperatura de 1.075 grados centígrados, y arrasando todo a su paso. A los expertos les preocupa especialmente lo que podría ocurrir si la lava entra en contacto con el agua, porque los efectos podrían llegar a ser muy perjudiciales para la salud.

En Al Rojo Vivo, el geólogo y divulgador científico Nahúm Méndez ha explicado que, pese a que es un fenómeno muy "espectacular" que se puede ver en islas volcánicas en las que la lava que está en la tierra llega al mar, también puede generar "fenómenos explosivos" precisamente al entrar en contacto con el agua.

Esto se debe a que se produciría un enfriamiento muy rápido. Como ejemplo, el experto ha indicado que el efecto sería similar al que ocurre cuando ponemos un vaso de cristal muy caliente en un vaso de agua fría, lo que provoca que el cristal se rompa.

En este caso, la lava también se rompería al entrar en contacto drásticamente con otra temperatura. "Al fragmentarse puede emitir todos los gases que lleva en su interior, que pueden generar ácidos que son tóxicos para nuestra respiración", ha indicado Méndez. También pude "generar partículas solidad que nos pueden golpear y matar".

Pese a lo complicado de la situación, el geólogo Nahúm Méndez ha mandado un mensaje tranquilizador al contar que España cuenta con un despliegue de los mejores especialistas del mundo que están analizando minuto a minuto todas las señales que emite el volcán: desde visuales, sobre cómo sale la lava, los gases, las temperaturas o la sismicidad. "Podemos estar seguros de que su trabajo va a ser fundamental para saber donde están las claves", ha subrayado.

¿Cómo es la lava?

Por su parte, Leonardo Marcos, director de Protección Civil y Emergencias, desplazado a la zona, ha explicado en el programa las características de la lava y su trayectoria. Ha destacado que tiene una anchura máxima de 100 metros y altura de seis, lo que indica que está avanzando muy lentamente. "El hecho de ganar en altura se debe a que avanza lentamente", ha explicado, señalando esto como una "buena noticia".

Además, ha especificado que la trayectoria de la lengua de lava está identificada y si sigue avanzando llegará a la costa y "acabará desembocando de manera natural en el mar". Eso, ha señalado, permite tener una previsión bastante certera de los daños que puede causar.

Por el momento ha arrasado ya 120 viviendas y es previsible que pueda afectar a alguna más, pero lo importante, destaca Marcos, es que parece que "únicamente va a haber daños materiales".