El deshielo es ya una realidad, pero la subida de la temperatura en el planeta puede traer consecuencias aún más dramáticas. Los expertos en cambio climático no tienen dudas: si la temperatura sigue subiendo y lo hace en 1,5 °, el Océano Ártico se quedará sin hielo durante un verano de cada 100.

Pero si la temperatura sube medio grado más, es decir, 2 grados en vez de 1,5, las consecuencias serán mucho más terribles. Durante un verano de cada diez el Ártico se quedará sin hielo marino.

Pero las consecuencias del calentamiento global las podemos notar de manera directa en nuestros mares, su nivel va a seguir aumentando y las previsiones, con el crecimiento de la temperatura son preocupantes.

El nivel del mar puede llegar a subir 87 centímetros

De este modo, si sube 1,5 grados la temperatura, el nivel del mar podría subir entre 26 cm y 77 cm. Si el escenario es de 2 grados más, subirá el nivel del mar 87 centímetros en el peor de los escenarios. Y esto afectaría a diez millones de personas.

Pérdida de especies animales y plantas

Como se puede apreciar, este medio grado más no es algo anecdótico, sin importancia. Tiene consecuencias directas en los cultivos, en nuestra salud y también en el mundo como lo conocemos ahora.

Como mínimo, el 70% de los arrecifes de coral va a desaparecer con la subida de 1,5 grados, pero es que con una subida de 2 grados, esos arrecifes de coral van a desaparecer completamente.

Los arrecifes de coral pueden desaparecer completamente

El impacto en las especies animales puede ser devastador, de hecho, miles de ellos pueden dejar de existir: un 6% en el caso de los insectos o un 4% de nuestros vertebrados. Porcentajes que se disparan si la temperatura sube dos grados.

Lo mismo ocurre con las plantas. El mejor escenario prevé una desaparición del 8% de las plantas que hay en el planeta, que podría convertirse en el doble en el peor de los casos.