El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha negado su participación en "cualquier intermediación" con Luis Medina y Alberto Luceño, contra quienes se ha admitido una querella por recibir presuntas comisiones millonarias con contratos del Ayuntamiento de Madrid a cambio de material sanitario. Pero la oposición recuerda que él sabía de este caso desde hace un año y medio, cuando empezó la investigación de la Fiscalía.

Así lo ha defendido Rita Maestre, portavoz de Más Madrid en el Ayuntamiento, en Al Rojo Vivo: "No ha dicho nada en este año y medio, tampoco ha defendido los intereses del Ayuntamiento y no ha intentado recuperar esos seis millones de euros de dinero público que se han convertido en cochazos, yates, relojes y chalets en Pozuelo de Alarcón".

Así, Maestre acusa al alcalde de "mentir y ocultar la información" con una situación muy grave. Aunque la Justicia no haya señalado a nadie del Consistorio, la portavoz de Más Madrid ha mantenido que la Fiscalía sí ha reconocido que los citados empresarios, "conocidos en el mundo de la socialité ", se aprovecharon de un primo del alcalde "que les hace de intermediarios".

Concretamente, la querella presentada por Anticorrupción señala que Luis Medina contactó con el Ayuntamiento de Madrid a través de un primo de Almeida, Carlos Martínez-Almeida, para llevar a cabo la presunta estafa. "Al parecer, si uno tiene amigos y contactos dentro de las administraciones se llega antes a contratos millonarios", ha apostillado la política.

En este contexto, Maestre ha cuestionado el silencio de Almeida: "Si hubiera sido cualquier tora persona y no un familiar de Almeida, ¿no hubiera perseguido este dinero mucho antes?".

Con todo, defiende la portavoz de Más Madrid que "en este caso, como en otros del PP, un conjunto de familiares y amigos de altos cargos del PP ven en una desgracia la posibilidad de sacar tajada y la sacan". A Almeida le pide ahora explicaciones y transparencia, y de no darlas, dice Maestre, "desde luego tienen que dimitir".