Al president de la Generalitat Valenciana, el socialista Ximo Puig, le gusta el preacuerdo de gobierno entre el PSOE y Unidas Podemos que, cree, "es positivo para España". "Más vale tarde que nunca", ha señalado en Al Rojo Vivo, donde ha defendido que "es lo que había que hacer y había que hacerlo rápidamente".

En cuanto a si será posible llevar esa coalición a la práctica, Puig ha sentenciado que "debe ser factible" y ha apuntado hacia la responsabilidad del resto de partidos. "No puede ser que nos vuelvan a abocar a otra repetición electoral, cada uno debe asumir su responsabilidad", ha aseverado.

En este sentido, ha señalado no solo a ERC, sino también a Ciudadanos, a quien ha reprochado que "ni se planteó la posibilidad de que España tuviera un gobierno de centro izquierda" ha insistido en que "hay que propiciar que se ponga en marcha la legislatura, incluso para que haya oposición".

Sobre las reticencias de Esquerra, que de momento se mantiene en el 'no', ha indicado que "no se trata de que apoye al Gobierno, se trata simplemente de que facilite que haya un gobierno, entre otras cosas para poder empezar a hablar de qué solución se le da al conflicto de Cataluña".

En cuanto a la incomodidad dentro del propio PSOE sobre la necesidad de contar con el apoyo del independentismo, Puig ha zanjado que "se trata de que ese gobierno pueda empezar a andar, no se trata de depender de nadie".

"Se debía hacer este esfuerzo porque no había otras posibilidades", ha afirmado, sobre el principio de acuerdo alcanzado esta semana con la formación morada, para a continuación dirigirse al resto de partidos: "Es lo que han decidido los españoles, no hay un gobierno alternativo, por favor, dejen gobernar".