La kilómetricas colas obligaron el miércoles a la Comunidad de Madrid a aplazar parte de los test serológicos a profesores y personal no docente en uno de los centros. Borja Delgado es profesor de Secundaria en la región y lo vivió en primera persona y denuncia "una muy mala gestión de estas pruebas".

Así se ha expresado el también portavoz de la Asociación de Docentes por la Educación Pública en Al Rojo Vivo, donde ha explicado que el director de su centro le avisó de que debía realizarse la prueba la noche antes, a las 21:40 horas.

Sin embargo, relata, no recibió comunicación oficial de la Comunidad hasta la madrugada del mismo día, así como el correspondiente consentimiento informado que debía entregar. "La primera comunicación oficial que recibo de la consejería de Educación -ha relatado- se realiza a las 04:15 de la madrugada del mismo día en que me tengo que realizar ese test".

Por otra parte, el docente ha calificado como "muy pobres" las disculpas del consejero de Educación, Enrique Ossorio, por las largas esperas y aglomeraciones vividas en la primera jornada de test. "Nuestro consejero nos pide disculpas, pero dos horas antes nos está insultando", ha aseverado.

Nuestro consejero nos pide disculpas, pero dos horas antes nos está insultando"

En este sentido, Delgado ha aseverado que es "totalmente falso" que, tal y como argumentó el consejero, algunos profesores no estuvieran acudiendo a la hora a la que estaban citados y ha criticado que la gestión de los test se ha adjudicado "a dedo a una empresa amiga".

"No es lógico que estén citando 400 docentes y no docentes cada 30 minutos para hacerse una prueba serológica, porque es a todas luces irrealizable", ha agregado, acusando a la Comunidad de llevar a cabo una gestión "nefasta" mediante "improvisaciones", que, dice, terminan sufriendo los docentes.

Preguntado acerca de si hay tiempo para que los centros estén preparados para la inminente vuelta al cole, Delgado se ha mostrado tajante. "Rotundamente no", ha sentenciado, después de que Ossorio haya indicado que, por el momento, solo se incorporarán 350 de los 11.000 nuevos docentes prometidos. "Estamos en una situación límite", advierte.