Tras la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) que avala su inmunidad como eurodiputado, el líder de Esquerra, Oriol Junqueras, ha pedido que no se rompan las negociaciones entre su formación y el PSOE, incluso aunque él continúe en prisión. El partido, no obstante, ha paralizado las negociaciones y reclama su puesta en libertad.

"Él nunca pondría a su persona por delante de los intereses del país", ha dicho al respecto Sergi Sabrià, quien no obstante ha matizado: "Debéis entender que nosotros sí pidamos contundencia en el cumplimiento de la sentencia como partido".

La formación independentista, se encuentra "a la espera a que se vayan tomando decisiones", ha explicado. "Hace muchos días que no nos vemos y hace mucho que no hablamos por teléfono", ha revelado, aseverando que "a esta hora, las conversaciones están suspendidas".

El presidente de ERC en el Parlament ha instado a "pasar de las buenas palabras a los hechos", en alusión al comunicado del Gobierno en el que indicaba su "respeto" al fallo judicial. "Que quede claro que la sentencia se va a cumplir y esto empieza por ver a Junqueras fuera de la cárcel", ha reclamado.

"A nosotros la investidura como investidura nos da igual, nosotros trabajamos en una solución política para Cataluña", ha agregado el dirigente de Esquerra, señalando que, en este sentido, la sentencia del TJUE es "una oportunidad para un cambio de rumbo, para que dejemos de judicializar la política". "Aprovecharla no es tanto una investidura sino poner las bases para una solución política", ha incidido.

"Para nosotros, a partir del 13 de junio nada de lo que pasó en el tribunal es válido", ha sentenciado Sabrià, apuntando que la nulidad del juicio a Junqueras "puede ser la base para la nulidad de esta causa general que se ha hecho contra el independentismo catalán".