La ministra de Defensa, Margarita Robles, se ha mostrado "muy sorprendida" y "muy molesta" por la actitud de Marruecos en la frontera con Ceuta, permitiendo el paso libre de miles de migrantes en masa.

En este sentido ha advertido al país vecino que "tiene que tener muy claro que la integridad territorial de España es intocable": "No está en juego, España es un país serio, con España no se juega desde ningún punto de vista".

Robles acusa al Gobierno marroquí de "vulnerar el derecho internacional sin respetar las fronteras" y "utilizando a menores, niños de una edad muy corta, para hacer que pasaran la frontera poniendo en riesgo sus propias vidas".

En esta línea ha definido la actuación de Marruecos como "un chantaje" porque -ha dicho- "no hay otra forma de definirlo" y es que se trata de una crisis desatada por Marruecos en respuesta a la atención médica que España prestó al líder del Frente Polisario.

En esta línea la ministra ha recordado que "si no se está de acuerdo hay muchas formas de manifestar la protesta y el malestar": "No se puede usar a las personas poniendo en riesgo sus vidas".

"Marruecos se olvida de que cuando hace lo que hace no solamente está yendo contra la integridad territorial española, está yendo contra las fronteras de la Unión Europea. Si pretende conseguir una posición de fuerza, ha conseguido todo lo contrario", ha recordado. Robles ha zanjado recordando que Marruecos "tiene que tener absolutamente claro" que "la integridad territorial de España es intocable, innegociable".

La embajadora Karima Benyaich no regresa

Ya hay reacciones por parte de Marruecos: Karima Benyaich, embajadora del país en Madrid que fue llamada a consultas tras la entrada masiva de migrantes en Ceuta, "no regresará mientras dure la crisis, y la crisis durará mientras continúe su verdadera causa". Así lo ha apuntado el ministro de Exteriores marroquí, Naser Burita, en referencia a presencia del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, en nuestro país, "en condiciones indignas para un estado de derecho" y ante su no comparecencia ante la Justicia.

"Si hay crisis con España, es porque los españoles prefirieron coordinarse con nuestros adversarios y contra los sentimientos del pueblo marroquí" al acoger "a un acusado de crímenes de guerra", más allá de "todas las maniobras y astucias para desviar la atención", ha denunciado Burita, que ha aseverado que el regreso de Benyaich a Rabat estaba decidido un día antes de que fuera convocada al ministerio de Exteriores

En este sentido, el ministro de Exteriores marroquí ha asegurado que la avalancha migratoria se debió "a un contexto de fatiga del dispositivo policial marroquí tras las fiestas del fin de ramadán", reprochando al mismo tiempo "la inacción total de la policía española", que según él se despliega a razón de un policía por cada cien agentes marroquíes en las zonas fronterizas.