Hacienda ha abierto un procedimiento de inspección al rey Juan Carlos para pedirle más información sobre las últimas regularizaciones fiscales que ha llevado a cabo. En concreto, el emérito realizó un pago de casi 700.000 euros en diciembre y otro de unos 4,4 millones de euros a finales de febrero.

Ahora la Agencia Tributaria ha notificado la apertura de un procedimiento de inspección que ha comenzado con un requerimiento de información. El padre de Felipe VI tendrá que ofrecer los datos que se le solicitan al respecto junto a documentos que los prueben. Según ha explicado María Peral, directora adjunta del Español en Al Rojo Vivo, "se trata de documentar la veracidad" de dichas regularizaciones.

Pero, ¿qué podría suponer para él esta inspección? Como ha apuntado la periodista en laSexta, en caso de que haya algún "desajuste, la ley ofrece mecanismos como hacer una liquidación complementaria". Si bien, podría darse el hecho de que "las cuentas fueran correctas y no hubiera consecuencia" al respecto. De momento, esto es algo "que no se puede determinar" y "dependerá de cómo se cumplimente la información requerida".

El rey realizó a finales de febrero un pago a Hacienda de 4,4 millones de euros tras abonar 678.393 en el mes de diciembre. Una liquidación que se llevó a cabo por regalo de viajes en jet privados por valor de ocho millones. Estos vuelos estaban pagados por la fundación Zagatka, propiedad de su primo lejano Álvaro de Orleans, según reveló el mismo digital.

En diciembre, el emérito pagó casi 700.000 euros, incluyendo intereses y recargos de la deuda tributaria que tenía con Hacienda por el uso de tarjetas 'Royal black'. Un ingreso que se producía sin requerimiento previo, por el que la Agencia Tributaria no abrió ningún expediente al respecto. Esta regularización era sobre los ingresos opacos que utilizó entre 2016 y 2018, años en los que ya no era inviolable, y que fueron a cargo de un empresario mexicano.