El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, se ha defendido de las numerosas críticas recibidas tras publicar en su cuenta de Twitter una foto en la que aparecen los líderes de Podemos y Ciudadanos, Pablo Iglesias y Albert Rivera, manteniendo una conversación privada en la cafetería del Congreso tras la ronda con el rey.

Lo primero que ha querido recordar el político socialista es que, cuando él publicó la foto, no quería cuestionar la reunión entre ambos. Sin embargo, explica por qué cambió de actitud: "Ante la reacción tan visceral que provocó, llegué a la conclusión de que, quizá, de la foto se podía deducir una reedición de la pinza", en referencia al supuesto pacto entre José María Aznar y Julio Anguita para echar a Felipe González.

Óscar Puente considera "farsantes" a Albert Rivera y a Pablo Iglesias por haberse reunido minutos después de estar intercambiando "insultos". "Me escandaliza que se pueda tener este doble lenguaje y haya tan poca verdad", afirma.

Rivera, en rueda de prensa en el Congreso, ha señalado que el PSOE está "criminalizando" a los diputados del Congreso publicando fotos por las redes cuando se cruzan por los pasillos o cuando representantes de formaciones opuestas hablan con educación en la cafetería.