Desde que el pasado jueves día cinco de septiembre los equipos negociadores del PSOE y Unidas Podemos tuvieran una reunión, que finalizó sin avances en las negociaciones, las formaciones no han tenido más contactos.

María Jesús Montero, ministra de Hacienda en funciones, asegura que si Podemos no contacta con los socialistas, "descolgaremos el teléfono y llamaremos nosotros". Así, muestra una actitud activa para "construir, intentar encontrar puntos de encuentro y buscar la fórmula en la que los dos partidos nos sintamos mínimamente confortables en la propuesta que se plantea".

Pero estas negociaciones no volverán al punto en el que se quedaron en julio, cuando el PSOE lanzó su última oferta de Gobierno de coalición que fue rechazada por Podemos por ofrecer cargos "simbólicos". El punto a partir del que quiere volver a negociar Podemos: "Si el PSOE tiene a bien sentarse a hablar con nosotros y retomar las conversaciones en el punto en el que las dejamos en julio, es cuestión de horas que lleguemos un acuerdo".

Montero asegura que el grupo socialista "ha ido moviendo su posición para explorar caminos distintos": "Exploramos el Gobierno de coalición, y ahora buscamos otro camino y lo que queremos es que Unidas Podemos haga aportaciones".

Estas aportaciones "adicionales" a las que se refiere Montero solo pueden ir en dos direcciones: a propuestas programáticas y a propuestas sobre "el perímetro del Gobierno en el que más quiere participar". Eso sí, en instituciones fuera del Ejecutivo.

Por ello, la ministra insiste en que han puesto un "camino intermedio" y que el Gobierno de colación, una propuesta que tachan de "maximalista", no es una opción para el PSOE. "Invito a Unidas Podemos a que salga del callejón sin salida que es la colación", concluye la política.