Xabier Ugarte, uno de los etarras que participó en el secuestro de Ortega Lara, fue puesto en libertad tras pasar 22 años en prisión y recibió un homenaje a su llegada a la localidad guipuzcoana de Oñati.

Tras lo ocurrido, el diputado de Ciudadanos Marcos de Quinto propuso en su cuenta de Twitter que fuera encerrado "en un zulo 532 días sin garantías de qué pueda ocurrirle". Unas declaraciones que han generado polémica al tratarse de un dirigente político.

 

Lorena Roldán, portavoz de la Ejecutiva Nacional de Ciudadanos, ha asegurado que "no se trata del ojo por ojo, sino que pretendió mostrar la indignación que es compartida por muchos españoles y las víctimas".

Además, la diputada ha defendido que el debate se centre en los homenajes y no en un tweet que "solo pretende mostrar la indignación que sienten los españoles" al ver "que personas condenadas por terrorismo son recibidas con alfombra roja como si fueran héroes.

Por su parte, Antonio Maestre, que contestó en Twitter a las polémicas declaraciones del diputado de Ciudadanos, ha señalado que "es inadmisible que un diputado legitime la tortura como una pena aceptable".