"Lameculos paniaguados", "ladrones pijos", "traidores", "acomplejados". El diputado de Ciudadanos Juan Carlos Girauta cargó duramente contra el PSC después de que los socialistas se abstuvieran en la moción de censura contra Torra presentada por la formación naranja.

 

Manuel Valls, concejal de Barcelona, considera "una desgracia para la democracia" todo ese lenguaje político. "No es posible empezar una campaña insultando a los líderes políticos", añade el político francés.

Valls sostiene que, al margen de ideologías y convicciones, siempre debe prevalecer el respeto entre los líderes políticos. "Si no se respetan entre ellos, cómo van a pensar los ciudadanos que los políticos les van a respetar".

En una entrevista en Al Rojo Vivo, recuerda que Suárez, Felipe González o Santiago Carrillo nunca se hablaron así. "Ese lenguaje de cuartel me parece malo y fatal para lo que quiere representar Ciudadanos en este momento", añade.

Valls se muestra sorprendido de que esto ocurra al mismo tiempo que Albert Rivera ofrece "un gran acuerdo nacional" al PSOE.