La vuelta al cole es inmintente, y un día después de la aprobación del documento intersectorial entre la administración central y las autonomías, siguen existiendo dudas acerca de las ratios, cómo se va a llevar a cabo la conciliación para los padres de los niños que tengan que ser cuarentenados o quién deberá hacerse cargo de tomar la temperatura a los menores.

Sobre las ratios en las aulas, la ministra de Educación, Isabel Celaá, ha recordado este viernes que son materia de Ley Orgánica y que, por lo tanto, es necesario modificar la LOMCE para bajarlas, algo que, ha dicho, está previsto.

Sin embargo, ha defendido que se han disminuido "por la vía de los hechos": "Está logrado por al contratar mayor número de profesionales. Ya sabemos que 30.000 nuevos profesionales van a ser contratados", ha asegurado en una entrevista en 'Al Rojo Vivo'.

Conciliación

La titular de Educación también se ha referido a la preocupación de los padres sobre si recibirán ayudas en caso de que sus hijos sean mandados a casa sin son considerados casos sospechosos: "Evidentemente habrá una respuesta para satisfacer esa necesidad", ha asegurado al tiempo que ha incidido en que es una cuestión a la que tienen que dar otros departamentos como Inclusión o Trabajo."Es una tarea conjunta que no se corresponde con Educación pero es responsabilidad y preocupación del Gobierno en su conjunto", ha defendido.

Celaá ha rechazado que el Gobierno esté llegando tarde a dar respuesta a esta necesidad y ha recalcado que están trabajando en esta cuestión desde marzo. "Hay muchos protocolos puestos en marcha en este contexto, no hay que hacer nada nuevo", ha insistido.

es una obligación cívica no llevar a los niños al colegio si tienen síntomas"

Isabel Celaá

Preguntada sobre las palabras del ministro de Sanidad, Salvador Illa, que este jueves aseguró que no concebía que los padres pudieran llevar a sus hijos a los centros educativos con síntomas, Celaá ha reiterado que "es una obligación cívica no llevar a los niños al colegio si tienen síntomas".

En cuanto a quién debe encargarse de la toma de la temperatura de los menores, la titular de Educación ha indicado serán las direcciones de los centros escolares los que en función de su propia organización decidirán si la hacen al entrar, en el aula en horario lectivo o si dejan esta labor a las familias.

Sobre las actividades extraescolares, Celaá ha indicado que si son dentro de la misma burbuja, "será un punto a favor", mientras que no son recomendables si supone mezclar alumnos, por lo que no se va a hacer mismo crierio que se aplicará a las horas de educación física, además, las actividades deportivas serán sin público.