Ucrania ha acusado a Rusia de emplear armas químicas en la ciudad sitiada de Mariúpol, unas técnicas que en principio están prohibidas. ¿Cómo se puede evitar este tipo de ataques? Un ejemplo es utilizando una máscara GP7, como la que ha mostrado en Al Rojo Vivo el experto en política internacional Yago Rodríguez.

"Este es un tipo de máscara pensada contra ataques químicos que emplean ucranianos y rusos", detalla, mostrando la máscara que está hecha de un material similar al neumático, muy gruesa y que provoca mucho calor en los soldados que la llevan. De hecho, se entrenan marchando con ella puesta para poder hacer frente a ataques con estos elementos.

Son muy pesadas y los filtros duran pocas horas, lo que hace necesario que se cambien de manera constante.

Con todo, Rodríguez considera improbable que estos ataques químicos hayan tenido lugar realmente, ya que en 2017 la Organización para la Prohibición de Armas Químicas eliminó los stock de armas químicas rusas. "Puede haber transferencia de al-Assad -presidente de Siria- a Rusia, es posible. Pero el método para dispersar este tipo de agentes es muy específico, no puedes lanzarlos a mucha altura porque se dispersa mucho", ha apuntado.