Tan importante como lucir un buen moreno en verano es ser conscientes de los riesgos para nuestro cuerpo de conseguir ese tono de piel. La etiqueta de nuestro bote de crema solar es clave para prevenir esos riesgos.

Hay mucho que leer y entender antes de tomar el sol. Y casi todo está al dorso de nuestro bote. A saber:

- FPS (Factor de protección solar): mide el tiempo; en concreto, los minutos que podemos estar al sol sin quemarnos una vez aplicada la crema. Pasado ese tiempo, toca volver a ponerse crema para no quemarse.

- UVA: si en tu crema pone estas siglas significa que te protege de los rayos UVA. Son los que más profundizan en tu piel y los que pueden llegar a causar cáncer.

- UBV: son otro tipo de rayos solares, quizá no tan conocidos. Aunque profundizan menos, queman más.

Entendida la etiqueta del bote, también debemos tener en cuenta:

- 20 minutos antes de exponerse al sol, toca ponerse crema solar.

- No es lo mismo una crema hidratante con protección que una crema protectora. Las primeras protegen menos.

- Si eres blanco/blanca de piel te quemas antes. Vigila los tiempos.

- Si vas a la montaña o a lugares rodeados de agua o con mucho viento también te quemas antes.

- Las cremas sí caducan. Guárdalas apropiadamente y vigila la fecha.

- Las cremas más caras no te protegen más. Incluso la OCU ha advertido sobre ello.

Este vídeo de laSexta Xplica te da las claves para no quemarte al sol. Dale al play antes de tus vacaciones y disfruta de un verano sin riesgos para tu piel.

Los mitos del bronceado: ¿es bueno tomar el sol?

El bronceado es saludable. Es sano, sí; pero debemos tomar el sol extremando las precauciones. Este vídeo de laSexta Xplica te pone a prueba: ¿cuánto sabes sobre los riesgos del bronceado?