El 21 de junio tiene lugar el solsticio de verano: el día más largo del año y la noche más corta para todos los que habitan en el hemisferio norte del planeta. Pero, ¿a qué se debe el solsticio y por qué ocurre cada mes de junio?

La respuesta está en la perfecta imperfección de la Tierra. Nuestro planeta no está recto, como se aprecia en muchos mapas, sino que arrastra una pequeña inclinación; en concreto de 23º y 27 minutos.

Esa posición de la Tierra, junto a los movimientos del sol, hace que en el solsticio de verano, el polo norte esté más cerca del astro rey que el polo sur. En concreto, el sol se encuentra a la altura del Trópico de Cáncer, la posición más alta posible con respecto a la Tierra.

De hecho, los días anteriores y posteriores al solsticio, la posición del sol no cambia demasiado respecto a la Tierra. Y de ahí el nombre de este fenómeno: solsticio (sol quieto, en su traducción literal).

Así las cosas, tendremos más horas de luz cuanto más al norte nos encontremos. Por eso en los círculos polares ocurren fenómenos extremos. Por ejemplo, en el círculo polar ártico, el sol no se pondrá ese día; mientras que en el círculo polar antártico el sol no saldrá y se vivirá la noche polar.

Ese año el solsticio de verano será exactamente a las 17:54 horas del 21 de junio exactamente. A partir de esa hora damos la bienvenida al verano de 2019 en el hemisferio boreal y a parte de ese día comienzan a decrecer lentamente las horas de luz a lo largo del día hasta llegar al siguiente solsticio, el de invierno.

Este vídeo de laSexta Xplica te da todas las claves, fechas y respuestas sobre el solsticio de verano y lo que implica para la Tierra y sus habitantes.

¿Cuándo empieza el verano?

Sabemos que damos la bienvenida al verano el 21 de junio, este año cae en viernes, pero ¿a qué hora exactamente dejamos atrás la primavera? Toma nota, las 17:54 (hora peninsular). Unos meses que vienen con altas temperaturas. La estación más esperada para muchos acabará el 23 de septiembre.

¿Cómo va a ser el verano?

El 2019 es el tercer año más seco del siglo. Salimos de una primavera muy seca donde las precipitaciones han estado en España un 15% por debajo del promedio natural. Por ello, se espera que el verano que llega arranque con sequía meteorológica.

La previsión de este verano es que será más cálido de lo habitual. Julio, agosto y septiembre tendrán temperaturas un 0'5 por encima de la media. Por lo que hablamos de un verano con mucho calor y tiempo seco.

La noche de San Juan

Uno de los momentos más esperados del verano es la noche de San Juan. Se celebra la noche del 23 de junio, este año cae en domingo. Lo habitual es llenar las playas del litoral español con hogueras. Hay muchos rituales diferentes para esta noche, aunque hay un elemento que no falla: el fuego, el indudable protagonista.

Muchos esperan esta noche para dejar a un lado las malas energías y llenarse de buenas vibraciones, rodeado de familiares y amigos frente al mar. A partir de este día, todos los que le siguen del año irán haciéndose más cortos, de ahí que la tradición diga que el encendido de hogueras servirá para darle fuerza al Sol.