El primer truco es asequible y, probablemente, lo hayamos escuchado muchas veces: mantén las persianas de tu casa cerradas y ventila únicamente cuando la temperatura exterior empiece a caer en las horas finales del día.

Ocho horas de aire acondicionado al día con un aparato de gama media puede suponer un incremento de unos 60 euros en la factura de la luz.

¿Alternativas? Un ventilador, por ejemplo. Refresca menos, pero es más barato: encenderlo 24 horas al día durante todo un mes supondría un recargo de 5 euros en tu factura eléctrica. En total, unas 12 veces más barato que un aparato de aire acondicionado.

Pero no sólo podemos combatir el calor en casa. También, por ejemplo, en el coche; pero conviene tener en cuenta una pregunta básica: ¿es más barato el aire acondicionado o conducir con todas las ventanillas bajadas? La respuesta depende de nuestra velocidad al volante y del tipo de vehículo que conduzcamos. Dale al play a este vídeo de laSexta Xplica para conocer las claves y trucos para ahorrar sin sudar.