Øyvind Kolås es un artista visual y desarrollador de software que ha creado una serie de instantáneas con las que pretende engañar al ojo humano.

Las imágenes se han difundido a gran velocidad en las redes, donde los usuarios se han quedado completamente estupefactos al comprobar que las fotografías que ellos veían en color, son realmente en blanco y negro.

Este efecto se consigue aplicando una cuadrícula de diferentes colores encima de la instantánea, lo que confunde a nuestro cerebro y nos hace creer que están a color cada uno de sus elementos.

 

Tal y como explica en su página web, el artista quería crear un experimento visual con este tipo de contrastes, al que ha bautizado con el nombre de 'ilusión de la cuadrícula de asimilación del color'.

Cuanto más pequeña es la imagen más se aprecia su color; esta es la conclusión del creador, que explica que se trata de una variante de la ilusión Munker, que explica cómo la percepción del color se viene condicionada por el contexto del resto de elementos.

Bart Anderson, científico especializado en visión en la Universidad de Sydney, ha explicado en ScienceAlert que ese tipo de conductas cerebrales relacionadas con los pigmentos de color están más que estudiadas.

No obstante, esto no se aplica solamente a fotografías, sino que también lo hace en formato vídeo. Así podemos verlo en otra de las muestras que el artífice ha subido a las redes.