Lo que empezó entre una broma entre siete amigas ha acabado convirtiéndose en realidad. Las mujeres se conocieron hace 20 años en el trabajo y hablaron sobre cómo sería el vivir juntas tras la jubilación. Pues bien, una de ellas se tomó la idea muy en serio y encontró una casa abandonada en Guangzhou, China, a 70 kilómetros del centro de la ciudad.

Finalmente, todas se pusieron de acuerdo para adquirir la casa de 700 metros cuadrados y comenzar a reformarla. Su aventura comenzó en 2008 y su casa ya está completamente finalizada después de una inversión de más de 500.000 euros, según informa Shangai.ist.

La casa antes de la remodelación | Youtube Yititao Tv

La casa tiene tres pisos en los que se dividen zonas comunes en la planta baja y apartamentos individuales para cada una de ellas. Además, cuenta con una gran terraza para tomar el té, del que son apasionadas, y una cocina con un gran comedor para poder hacer reuniones grupales. En el exterior, tiene una parcela con zonas de jardín y una piscina.

"Bromeamos entre nosotras hablando de que cada una debería desarrollar una habilidad diferente para que no nos sintamos solas y no nos peleemos dentro de 10 años. Algunas podemos cocinar, algunas conocer la medicina tradicional china, algunas tocar instrumentos y otras cultivar vegetales", cuentan las mujeres en un vídeo de YitiaoTV.