El pastor Nel Cañedo ha publicado un vídeo en el que protesta por una noticia publicada en 'La Nueva España' que informaba por el cierre de un gallinero en Cangas de Onís después de que un hotel rural protestara porque los cantos de los animales sobrepasaban los niveles de ruido permitidos por el municipio.

"Los gallos cantan a todas horas e incluso les tengo que dar tapones a mis clientes, pues no pueden descansar por las noches debido al ruido y algunos optan por marcharse", decía el dueño del establecimiento en declaraciones a El Comercio.

Ante estas informaciones, el pastor ha hecho una reflexión en Youtube que se ha vuelto viral y en la que pregunta: "¿Para que venís a un pueblo a hacer turismo rural? Encima lo llamáis turismo rural. ¿A qué venís?".

"Claro, las pites canten, son el despertador de la naturaleza. Y a los inquilinos del hotelito rural les molesta porque cantan a horas intempestivas", dice Nel Cañedo, que continúa: "¿Qué horas son intempestivas, majos? Porque para mí horas intempestivas son las 3 de la mañana cuando estáis en el jardincito con el 'chunda chunda'".

Por ello, recuerda que lo rural tiene unas características determinadas, como que "las gallinas cantan, las vacas cagan y los tractores meten ruido". Por último, explota contra el juez por aceptar esta denuncia.

Sin embargo, según ha comprobado el equipo de Newtral, ningún juez ha ordenado cerrar el gallinero por el "ruido". La medida la ha tomado el alcalde de la localidad porque la instalación no tenía las licencias correspondientes.

Newtral ha tenido acceso a la resolución del caso emitida desde el Ayuntamiento Cangas de Onís en la que ordena "el cese inmediato de la actividad de cría de gallos" por no tener las "preceptivas licencias municipales".