Las medidas de seguridad frente al coronavirus han tenido un terrible impacto en el día a día de las personas hospitalizadas en todo el mundo, que a menudo no han podido recibir visitas de sus seres queridos para evitar que se produzcan contagios.

Una dolorosa situación que conocen muy de cerca en el Hospital St. Elizabeth's de Illinois, en Estados Unidos, donde se encontraba ingresado, pero por separado, un matrimonio de ancianos.

Los pacientes, Frank y Terry, llevan casados 63 años pero estaban hospitalizados en áreas diferentes del centro sanitario. Sin embargo, un familiar mencionó al personal del centro que son "inseparables" y dependen mucho el uno del otro.

Por ello, sus enfermeras, Kim y Hannah, no dudaron en prepararles una cita especial con cena para que pudieran verse, darse la mano y cenar juntos, "como han hecho durante tantos años", según informaba el propio hospital a través de Facebook.

En esa misma red social, el centro compartió una tierna imagen del reencuentro de la pareja, junto a las profesionales sanitarias que lo hicieron posible.