';l;;gmlxzssaw'. Ese mensaje pudo leerse durante unos minutos en la cuenta de Twitter oficial del US Strategic Command, la agencia que supervisa el armamento nuclear de los Estados Unidos.

Esto sorprendió a muchos usuarios, que temieron que se hubiesen revelado los códigos de lanzamiento de forma misteriosa. Lo cierto es que nada tuvo que ver con la realidad.

Según explican desde el organismo al periodista Mikael Thalen, el culpable de ese tuit fue... un niño. "El responsable de la cuenta de Twitter, que se encuentra teletrabajando, abandonó momentáneamente la cuenta abierta. Su jovencísimo hijo se aprovechó de la situación y comenzó a jugar con las teclas. Desafortunadamente, y de forma que se desconoce, publicó el tuit", explican.

 

Niegan además que la cuenta fuese 'hackeada' y confirman que el padre de la criatura se percató del mensaje al recibir una llamada telefónica.

Ante la situación, los usuarios no dudaron en lanzar teorías al aire, mostrando su estupefacción ante lo ocurrido.