MÁS DE 5.000 VECES SE COMPARTIÓ EL TWEET FALSO

MÁS DE 5.000 VECES SE COMPARTIÓ EL TWEET FALSO

Eric Tucker y sus autobuses 'antitrump', una muestra de cómo las noticias falsas se hacen virales

Las redes sociales ayudan a difundir contenidos, el problema aparece cuando la información compartida por un usuario es falsa y se viraliza consiguiendo confundir a todos los lectores.

Imágenes publicadas en Twitter por un vendedor en Austin, Texas, al día siguiente de las elecciones presidenciales.
Imágenes publicadas en Twitter por un vendedor en Austin, Texas, al día siguiente de las elecciones presidenciales. | Agencia

El auge de las redes sociales tiene muchos beneficios, pero una desventaja ha sido la propagación de desinformación. Las noticias falsas se han vuelto una plaga en Internet, especialmente en redes sociales como Facebook. Así, cada día aparecen nuevos sitios web diseñados para engañar y despistar. Para sus creadores, los incentivos son claros: publicaciones más veces compartidas en redes significan más visitas y más dinero.

Pero las historias falsas afectan a la gente que las lee y las comparte una y otra vez. Muchas de esas noticias falsas refuerzan las visiones de votantes y los aíslan de la verdad.

Así pasó con Eric Tucker, cofundador de una empresa de marketing en Austin, Texas. Eric tenía sólo unos 40 seguidores de Twitter. Sin embargo, su reciente tuit sobre los manifestantes a los que habían pagado para que fueran transportados a las manifestaciones contra Donald Trump alimentó una teoría de la conspiración nacional.

El post de Tucker fue compartido más de 16.000 veces en Twitter y más de 350.000 veces en Facebook. El problema es que el Tucker se equivocó. No había tales autobuses llenos de manifestantes pagados, pero eso no importaba.

La información falsa puede también surtir de mensajes mal informados de los medios sociales. El New York Times consiguió demostrar cómo la declaración de Tucker (suprimida en Twitter) la noche después de las elecciones se convirtió en un fenómeno de noticias falsas. Es un ejemplo de cómo, en un mundo siempre conectado donde la velocidad a menudo tiene prioridad sobre la verdad, una publicación de un ciudadano puede convertirse rápidamente en un punto de conversación, incluso cuando se está demostrando que es falso.

Tweet de Eric Tucker | Twitter

Tucker, que había tomado fotos de un gran grupo de autobuses que vio cerca del centro de Austin al principio del día porque creía que era inusual, vio informes de protestas contra Trump en la ciudad y decidió conectar ambos hechos. Colocó tres de las imágenes con la declaración: "Los manifestantes antitrump en Austin hoy no son tan orgánicos como parecen. Aquí están los autobuses que vinieron".

Esa imagen rápidamente generó más de 300 comentarios y tuvo una gran repercusión. Al comprobar que se había equivocado, Tucker suprimió su tuit original y publicó una imagen reprodcuciéndolo con la palabra "falso" encima. Después de una semana, ese mensaje tenía 29 retweets y 27 me gusta, frente al impacto de su tuit inicial.

Seguro que te interesa

laSexta.com | Madrid | 21/11/2016

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.