Paul Beech, un cartero británico de 55 años, fotografió una lechuza camuflada con la corteza de un árbol en los alrededores de su vivienda, ubicada en Macclesfield, en el centro de Inglaterra.

Casi un año después de tomar la fotografía decidió compartirla en redes sociales desafiando a los internautas a encontrar al animal.

Al ver la fotografía a simple vista parece que es la imagen de dos ramas de un árbol. Sin embargo, si miras fijamente y prestas mucha atención puedes descubrir al ave camuflada con la corteza del árbol.

 

Incluso el autor de la imagen admitió que no fue nada fácil lograr la fotografía, pues cada vez que dejaba de ver a la lechuza, aunque sea por unos segundos, esta cambiaba de posición y la perdía de vista, por lo que tenía que esperar que nuevamente se moviera para poder identificarla.

De acuerdo con el autor esta fotografía "simplemente muestra lo bien que se adaptan estas aves a su entorno".

Y tú, ¿eres capaz de distinguir a la lechuga?