ACUDIERON REFUGIADOS, POBRES Y PERSONAS SIN HOGAR

ACUDIERON REFUGIADOS, POBRES Y PERSONAS SIN HOGAR

El papa Francisco invita a 2.000 personas sin hogar, refugiados y discapacitados al circo

El papa Francisco ha vuelto a protagonizar un gesto de solidaridad al invitar a 2.000 personas sintecho, refugiados y pobres al circo en Roma. Junto a la carpa del espectáculo, que abrió un español que se gana la vida cantando en las calles de la capital italiana, había centros médicos en los que los asistentes podían realizarse chequeos.

Alrededor de 2.000 pobres e inmigrantes de Roma han disfrutado de un espectáculo circense al que acudieron invitados por el papa Francisco, olvidándose así por unas horas de las frías calles de la capital italiana.

Entre los asistentes, muchos de ellos sin vivienda alguna, estaba el malagueño Roberto Carlos, de 36 años y que se gana la vida en las vías romanas tocando su inseparable guitarra, el único objeto que nunca ha vendido, ni siquiera cuando vivía en la calle.

Él fue el encargado de dar comienzo al espectáculo con una canción titulada "Francisco es universal", que le gustaría "hacérsela escuchar" al papa, según confesó, visiblemente emocionado, durante la entrevista. Su actuación fue recibida con los aplausos del público, que no dudó en bailar.

"He escrito una canción para el papa que voy a cantar para todos los pobres, todos los representantes del Vaticano que han llegado y todos ustedes", recalcó. El mensaje de la canción para su autor es claro: describir a "un papa que es muy buena persona con todos los pobres, que no nos margina y nos quiere como uno más y te ayuda como si fuera tu padre o tu abuelito", dijo.

La iniciativa solidaria de esta tarde se ha desarrollado gracias a la Limosnería Vaticana, encargada de realizar las obras de caridad del pontífice, y ha contado con la colaboración del circo Rony Roller.

Los asistentes, que también pudieron hacerse unos chequeos médicos gracias a un ambulatorio instalado para la ocasión, llegaron al recinto en autobuses y acompañados por numerosos prelados, incluidos obispos y cardenales.

Eran personas sin hogar, inmigrantes, mendigos y discapacitados que, acompañadas por religiosas, asistieron al espectáculo desde la primera fila de la carpa, inundada por un intenso olor a palomitas de maíz.

laSexta.com | Roma | 15/01/2016

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.