Parte de las provincias de Guadalajara, Zaragoza y Teruel han amanecido este miércoles con avisos de riesgo extremo debido a las bajas temperaturas que está trayendo consigo la ola de frío.

En concreto, han sido las zonas de Parameras de Molina (Guadalajara), Albarracín (Teruel) y las comarcas de Calatayud y Campo de Daroca (Zaragoza) las que presentan, en estos momentos, una alerta roja según los datos ofrecidos por la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Asimismo, Soria, Albacete, Cuenca, Toledo y Madrid han pasado de la alerta roja a la naranja, con una situación de riesgo importante. Mientras que en alerta amarilla se encuentran Cádiz, Córdoba, Granada, Huelva, Sevilla, Huesca, Cantabria, Ávila, Burgos, León, Palencia, Salamanca, Segovia, Valladolid, Zamora, Ciudad Real, Barcelona, Lleida, Cáceres, Badajoz, Lugo, Orense, Pontevedra, Murcia, La Rioja y Valencia.

Hasta el momento, según la información recogida por la AEMET, la temperatura mínima más baja de la jornada se ha registrado en Babia, en León, donde los termómetros han alcanzado los -23,2 grados. Le sigue Checa, en Guadalajara, con 21,8 grados bajo cero y Torremocha del Jiloca, en Teruel, con -21,1 grados.

Este martes vivimos la situación más complicada de la ola de frío y algunas zonas vivieron la noche más fría en los últimos 40 años. Sin embargo, parece que esta situación comienza a remitir y a partir de este jueves nos encontraremos con un breve aumento de las temperaturas.

Siguen preocupando, y mucho, las heladas que están congelando toda la nieve que nos trajo la borrasca Filomena, sobre todo en el centro peninsular. Unas nevadas históricas que han dejado unos 17,3 millones de hectáreas de superficie congelados.