El incendio de Bejís (Castellón), que en una semana ha arrasado ya 19.000 hectáreas en un perímetro de 140 kilómetros, ha quedado estabilizado y sin frentes activos a lo largo de este domingo, lo que ha permitido que los últimos vecinos evacuados hayan podido volver a sus casas.

Los habitantes de los municipios de Sacañet, Teresa y tres pedanías de Andilla (Valencia) han podido regresar en las últimas casas a sus domicilios, después de que la Generalitat avisara de la "situación favorable" del fuego y a pesar de los puntos calientes en la zona de El Toro. Un retorno que se ha producido con "absoluta normalidad", según la consellera de Justicia, Interior y Administraciones Públicas, Gabriela Bravo, una vez que han quedado restablecido los servicios, como internet y agua.

Precisamente este lunes el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, acude a visitar la zona en una visita oficial en la que estará acompañado por el presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, así como por el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

La Aemet ha ampliado el aviso amarillo por altas temperaturas en la zona, donde se podrían alcanzar los 40 grados. De hecho, toda la comunidad se encuentra en alerta amarilla. Es por esto que hay un especial cuidado por las posibles reproducciones de las llamas.

"No tenemos tanto miedo para pensar que se nos puede complicar mucho la situación, pero estamos todavía pendientes de cómo evolucionan esas previsiones y si se cumplen como tal", ha declarado a laSexta Sonia Arocas, técnica operativa de los bomberos forestales de la Generalitat.

Según el mapa de Copernicus, consultado por laSexta, el fuego ha arrasado más de 18.000 hectáreas con un 60% de daño moderado. Precisamente, los efectivos trabajan en controlar los rebrotes que puedan surgir, en especial en la zona de El Toro, que permanece "muy caliente".

El incendio de Vall d'Ebo queda controlado

Por su parte, el incendio forestal de Vall d'Ebo (Alicante), que comenzó el sábado de la semana pasada a causa de un rayo, se ha dado por controlado este domingo. En la extinción de este incendio del interior de la provincia de Alicante ya no trabajaban medios aéreos, sino únicamente medios terrestres que vigilaban posibles rebrotes de las llamas, y según los datos del programa de satélites comunitario Copernicus de este domingo habría afectado a 11.317 hectáreas.