Una semana después de que el temporal de Filomena provocase una nevada histórica en Madrid, la sierra de la comunidad vuelve a llenarse de visitantes en busca de más nieve. El colapso que se produce especialmente durante los fines de semana se ha visto agravado por la apertura de las dos estaciones de esquí que existen en la región.

Este fin de semana, la Guardia Civil ha tenido que cortar el acceso para subir a los puertos de Navacerrada y de Cotos pocas horas después de las ocho de la mañana. Algo que ha ocurrido tanto el sábado como el domingo.

Los aparcamientos se han llenado a primera hora. De hecho, en la estación de Valdesquí colgaban el cartel de completo cuando eran tan solo las 7:35 de la mañana.

 

Antes de la nevada y durante toda la época de navidades las aglomeraciones se venían produciendo de forma continuada prácticamente cada fin de semana. Las bajas temperaturas registradas durante estos días y el difícil acceso a los puertos por la nieve no han frenado la avalancha de madrileños en la sierra.

Numerosas críticas con los visitantes

Las redes sociales han criticado las aglomeraciones que se producen cada día pese a la situación epidemiológica que atraviesa la comunidad. Son muchos los que consideran que estos visitantes se están saltando el estado de alarma, que prohíbe salir de casa antes de las 6:00 horas, para llegar temprano y evitar quedarse en un atasco antes de conseguir plaza en el párking.

 

 

Además, algunos usuarios recuerdan que las calles y carreteras de Madrid continúan sin estar limpias y recuperadas tras las nevada, por lo que las autoridades han pedido a los ciudadanos que se salga de casa solo cuando sea estrictamente necesario. Tampoco habrá educación presencial hasta mediados de esta semana.