La erupción del volcán de La Palma cumple 60 días y su actividad sigue sin dar descanso a los palmeros. La sismicidad se ha intensificado, sobre todo la registrada a profundidades intermedias (10-15 kilómetros), que "casi había desaparecido" según el sismógrafo del Instituto Geográfico Nacional (IGN) Itahiza Domínguez. En lo que va de día se han producido más de 300 terremotos, suponiendo esta cifra un récord desde que comenzó la erupción. También el tremor (el ruido interno de los fluidos) está subiendo, volviendo a situarse en datos medios, lo que significa que aún hay mucho material que alimenta el volcán, según el portavoz de Involcan, David Calvo.

En concreto se han registrado tres seísmos de magnitud superior a 4. Dos de 4,7 y uno de 4,8. ¿Qué puede indicar este repunte de la sismicidad? Itahiza Domínguez indica que probablemente tenga que ver con una realimentación del sistema con magma que viene de mayor profundidad. Los terremotos en profundidades intermedias, cuyo repunte es lo novedoso en estas últimas horas, tienen una relación con el fluir del magma que llega de la corteza de la isla y están relacionados con la actividad en superficie, explica el sismólogo. "No sabemos si habrá cambios importantes en superficie. No siempre ha sido así. Puede haber mayor emisión de picoclastos, de lava o si acabará afectando al cono, que es la mayor preocupación", ya que una nueva recomposición podría variar el rumbo de las coladas, esgrime.

Mientras, el proceso eruptivo continúa estable pero no se puede prever una finalización a corto plazo, según los técnicos del Pevolca. El Instituto Volcanológico de Canarias informa de que una nueva colada de lava baja a una velocidad aproximada de 70 metros por hora entre las montañas de Todoque y La Laguna en dirección al mar. Desde primera hora de la mañana de este miércoles el material discurre muy fluido por esta colada que estaba parada a 300 metros del atlántico.

En las últimas horas, el avance de las coladas se había detectado mayoritariamente en la 1, la primigenia, la 2, la que formó el segundo delta lávico sobre la playa de Los Guirres, y la 9, la que ha avanzado sobre la fajana que creó la erupción del volcán San Juan en 1949. Esta novedad en el avance de las coladas coincide con esa fase que explicábamos de gran actividad sísmica.

Ayer también se constató un aumento en la tasa de emisión de cenizas lo que, unido a las condiciones meteorológicas, ha provocado un empeoramiento en la calidad del aire, con superación de los umbrales en dióxido de azufre y partículas PM10 en la zona oeste. Hoy se mantiene elevada la tasa de emisión de ceniza y su dispersión.

El vulcanólogo Rubén López explica que en las últimas horas, mientras volcán sigue expulsando ceniza y gases, se ha podido apreciar un pequeño desborde. "La boca superior está eyectando material piroclástico aunque menor cantidad que anoche", señala.

Los expertos de Involcan en la zona también han grabado unas imágenes que dan muestra de las situación en la que trabajan, rodeados de una densa nube de ceniza y gases.

Sobre la evolución de las coladas, la superficie afectada ha aumentado en más de 14 hectáreas hasta superar las 1.034 hectáreas y la anchura máxima entre coladas, calculada en la cota inferior que es la más cercana al mar, es de 3.200 metros. Según los últimos datos del Catastro, ya son casi 1.500 las infraestructuras que han sido dañadas.