Las imágenes muestran la sobrecogedora escena. Sucedía este miércoles pasadas las 20.30 horas en una avenida de Barcelona. En medio del intenso tráfico, un taxi embiste a propósito a una moto en la que viajan dos personas: un conductor de 35 años y una pasajera de 68. Con un brusco giro el coche arrolla a la motocicleta, que está a su derecha. Conductor y pasajera terminan en el suelo, sin que se conozca por el momento su estado. Acto seguido, el taxi continúa su viaje sin pararse.

Lo ha denunciado el colectivo Motoristes BCN. Según ha podido saber laSexta, el conductor del taxi ha sido identificado y es asalariado del titular de la licencia. Además, en las imágenes se puede apreciar que el taxi lleva la luz roja encendida, lo que significaría que al menos hay un pasajero en su interior. Fuentes de la Guardia Urbana a laSexta señalan que se han abierto las diligencias pertinentes y que está por ver si se le imputa un homicidio en grado de tentativa, con resultado de lesiones. Aunque también puede ser que le imputen solo un cargo de lesiones.

En las imágenes también se puede ver cómo otro motorista es testigo del atropello. Situado justo detrás de los dos vehículos, ve cómo se desarrolla toda la escena, pero no se detiene. Algo que según el Código Penal podría constituir un delito de omosión de socorro.

 

Según algunos testigos a laSexta, la disputa venía de antes y el motorista habría llegado incluso a dar al taxi patadas y puñetazos. Algo que en ningún caso, según las reacciones de los sindicatos del taxi, justifica una respuesta violenta como la de este conductor.

Desde el sindicato de taxistas Élite Taxi se han mostrado muy críticos. En un mensaje publicado en su cuenta oficial de Twitter anuncian que presentarán una denuncia contra el conductor y agradecen a los compañeros taxistas que se han movilizado "para localizarlo e informar a la Guardia Urbana para que se haga justicia". Consideran que "un profesional no puede actuar así bajo ningún concepto".

 

Además, el Instituto Metropolitano del Taxi (IMET) ha abierto un expediente informativo para esclarecer los hechos. El IMET ha pedido al titular de la licencia que identifique al conductor del día de los hechos, que deberá comparecer en la sede del organismo. Será entonces, según explican, cuando se dictará la aplicación de una medida cautelar de acuerdo al artículo 57.1 del Reglamento Metropolitano del Taxi, suspendiendo la credencial del conductor hasta la incoación de un expediente sancionador.

En el proceso judicial, el IMET se personará en el Juzgado como parte interesada ante la denuncia presentada por la persona afectada, defendiendo los derechos de los ciudadanos y del colectivo profesional de taxistas, ya que como se observa en las imágenes, el módulo del vehículo de autotaxis tenía aplicada la Tarifa 2, lo que indica que llevaba pasaje, y por tanto, que se puso en peligro la integridad de los usuarios.