Verónica, de 32 años, se suicidó después de que parte de sus compañeros de Iveco difundieran un vídeo suyo de contenido sexual.

Y, como ocurrió con la agresión sexual de 'La Manada', este vídeo se ha convertido en uno de los más buscados en las páginas de pornografía.

Así lo ha denunciado María Martín a través de Twitter. La internauta ha publicado una captura mostrando cuáles son las palabras más buscadas en una de estas páginas: 'Verónica', 'Verónica Madrid' y 'Trabajadora Iveco' son algunas de ellas.

 

"No me sorprende, con el de 'La Manada' pasó lo mismo. Todo lo desagradable, sexual y violento les da morbo y les gusta"; "esto es repugnante; "es vergonzoso que, después de todo lo que ha pasado, esté ocurriendo esto", son algunos de los comentarios que ha recibido la publicación.

La búsqueda del 'sujeto cero', la primera persona que difundió el vídeo sexual de Verónica, sigue siendo una de las claves que centra la investigación policial en torno al caso. 'Espejo Público' ha recreado el recorrido que siguió el vídeo para su viralización entre los trabajadores de Iveco.

Este fue el recorrido que siguió el vídeo sexual de Verónica

El primer envío de la grabación íntima se realizó sobre un grupo de Whatsapp con 20 empleados de la empresa que se encargaban de gestionar los horarios del resto de la plantilla. A partir de ahí, se viralizó al resto de la empresa.

Lo recibieron 200 trabajadores más tras el reenvío a partir del grupo inicial de 20 trabajadores. Fue entonces cuando la situación de Verónica comenzó a tornarse en insostenible. Comenzó a sufrir el acoso y la presión de algunos de sus compañeros, que incluso acudían a su puesto de trabajo "sólo para ver quién era", tal y como relatan varios empleados de la planta de Iveco en San Fernando de Henares, Madrid.

Verónica decidió poner el caso en conocimiento de la empresa y denunciar los hechos para activar el protocolo de acoso. Según CCOO, presente en la reunión de la víctima con la empresa, ésta última se desentendió del caso alegando que se trataba de "un asunto personal".

La difusión del vídeo llegó hasta el marido de la víctima y a la cuñada de la misma, también empleada de Iveco. Fue esta última quien envió el vídeo a la pareja de Verónica, tal y como apunta Antena 3.