El Instituto Volcanológico de Canarias ha logrado grabar una imagen que evidencia la violencia con la que el volcán de La Palma está expulsado material estos días. Se trata de bombas volcánicas que arrasan todo a su paso. Una especia de piroclastos pero de mayor tamaño.

Una muestra más de la fuerza eruptiva del volcán que anoche veía cómo el cono principal se rompía dando paso a la emisión de más lava. Los expertos no descartan la posibilidad de que puedan abrirse nuevos centros de emisión, aunque por el momento, la lava continúa fluyendo sobre las coladas ya existentes.

Esas coladas ya han llegado a afectar a 400 hectáreas de terreno, y la gran isla baja que se está formando con su llegada al mar roza ya las 30 hectáreas de extensión.

Según las últimas estimaciones, el volcán ya ha escupido más de 80 millones de metros cúbicos de magma, casi el doble que el volcán Teneguía, que erupcionó en 1971. En cuanto a la destrucción en tierra, 946 edificaciones han desaparecido de un total de 1.074 afectadas.

Imágenes de la ruptura del cono principal

Las últimas imágenes tomadas esta noche desde el aire y que se pueden ver bajo estas líneas, muestran cómo la lava está siendo expulsada con virulencia en el cono principal, que ha quedado parcialmente derruido. La lava transcurre después por los canales que ya se habían formado.

Además, algunas de las bocas se han unido. Por eso se observa mayor caudal de salida de lava. Ante todo esto, expertos y autoridades siguen pendientes de si estos nuevos aportes de lava pueden afectar a más viviendas y estructuras u obligar a ampliar los desalojos.