Las dos torres de refrigeración de la central térmica de La Robla ya son historia. 192 kilos de explosivos han detonado el símbolo industrial de la localidad leonesa, que llevaba dos años parado por contravenir compromisos medioambientales.

La central térmica de La Robla, que entró en funcionamiento en 1970, era parte del paisaje del Valle del Alba, donde muchos de los vecinos de localidades aledañas se han acercado a contemplar por última vez la industria que dio trabajo a numerosos locales.

Las dos torres de la central térmica de La Robla, minutos antes de la demolición

En tan solo 7 segundos, como se puede apreciar en el vídeo principal de esta noticia, las dos torres de 100 metros de altura 71 metros de diámetro han quedado reducidas a escombros y una enorme nube de polvo ha difuminado el paisaje.

La nube de polvo que ha generado la explosión de las dos torres en  La Robla

Naturgy, la empresa que gestionaba la central, mantiene su interés en la zona para convertir la planta térmica en un referente de hidrógeno verde.