Víctor Rodríguez 'Viti', el exjugador de la Arandina Club de Fútbol, ha declarado entre lágrimas ante los medios de comunicación tras conocer la sentencia de la Audiencia de Burgos que le condena a 38 años de cárcel como autor de un delito de agresión sexual a una menor de 15 años en el momento de los hechos. "Esto no tiene sentido; no hemos hecho nada", afirma.

"Igual piensa (la víctima) que teníamos mucho dinero porque somos futbolistas o quiere fama", ha añadido respecto al origen de la denuncia, en su opinión. Además, ha señalado como causantes de la cuantía de las penas "a los medios de comunicación y a la sociedad". Y añade: "Si esto hubiera ocurrido hace 15 años ya estaría en casa jugando al parchís".

El exfutbolista se defiende por su parte de manera pública y expresa que la situación que está viviendo es una vergüenza. "Quiero que traigan pruebas y entonces me condenen de verdad. Entonces yo voy a la cárcel y pago, pero si no he hecho nada no voy a la cárcel".

Rodríguez se pregunta quién ha hecho esta sentencia, "que me lo explican. Esto no tiene sentido. ¿38 años de qué? A ver, ¿a quién he matado? ¿A cuatro personas? ¿A cinco?".

Estos son los motivos de la sentencia

Beatriz de Vicente ha analizado la sentencia en Expediente Marlasca, sobre la que ha asegurado, "se ha aplicado la ley": "Se ha aplicado una jurisprudencia que tiene más de 15 años".

La explicación, ha asegurado la abogada, es que el Tribunal Supremo durante un tiempo entendió que cuando se cometía una agresión sexual en grupo se cometía desde la perspectiva del delito continuado, es decir, el autor de la agresión sexual continuaba delinquiendo con el delito de los demás.

Pero posteriormente comenzó a aplicarse otra línea jurisprudencial que entendía que no había delito continuado, sino que el agresor es cooperador necesario en las agresiones de los demás. Esta segunda línea sigue unas penas mucho más duras, ya que cada agresor responde por su delito y por cada uno de los delitos que se han cometido.

La abogada critica la sentencia

La sentencia del denominado 'Caso Arandina', que condena a los tres exjugadores de la Arandina C.F a 38 años de cárcel, 14 por un delito de violación y 24 años por cooperar en los delitos de los otros condenados, ha sido criticada por la abogada de la defensa, Olga Navarro, que la ha calificado la condena como "antisocial e incongruente" y relata que los tres condenados se encuentran "decepcionados y desilusionados".

Del mismo moda aclara que recurrirá la sentencia y defiende la idea de que no deberían entrar en prisión,"llevan dos años en libertad provisional y han cumplido las condiciones escrupulosamente", afirma.

Por su parte, la acusación popular, representada por la Asociación Clara Campoamor, solicitará el inmediato ingreso en prisión de los condenados, ha informado su abogado, Luis Antonio Calvo.