La noche del 24 de diciembre, un vecino del municipio de Valdemoro llevó a un perro que se había precipitado desde un quinto piso a un centro veterinario, según la información proporcionada por la Asociación de Iniciativas para el Bienestar de los Animales, Aiba del municipio. Estos hechos tuvieron lugar por la tarde noche del día 24 en un edificio de la calle Parla, de Valdemoro.

Desde la asociación se personaron para hacerse cargo del can, ya que no lo hizo ningún propietario ni propietaria. Tras una primera valoración y ante la gravedad del estado de salud del perro se trasladó de inmediato al animal al Hospial Veterinario dónde está recibiendo toda la atención necesaria.

Investigación abierta

Por su parte, la Policía Local de Valdemoro investiga al dueño del can, un vecino de Valdemoro que pudo ser él mismo quién arrojara en plena Nochebuena a su perro desde un quinto piso.

Estas suposiciones se deben a los testimonios recogidos por la Policía Nacional de varios testigos y las incoherencias en el relato del dueño del perro. De esta forma, ha quedado investigado por un delito de maltrato animal grave, según informa la Policía Local de Valdemoro en sus redes sociales.

¿Cómo evoluciona Santa?

El can, rebautizado como Santa, sigue estable dentro de la gravedad. Esta mañana, en la cuenta de Instagram de Aiba Madrid han compartido el siguiente vídeo en que informan de que "le ha bajado mucho la inflamación de la cabeza" y de que "está consciente".

"Está haciendo las cacas oscuras y con sangre, y han detectado trozos de plástico, así que hay que ver también qué lesiones han podido generar esos plásticos", explican desde la asociación. Además, relatan el plan de pruebas que le harán hoy, entre ellas unas placas, una ecografía y una analítica. Con estos resultados, si está todo bien "podrán sedarlo para el TAC".

Aiba, que se ha mostrado en contra del juicio público o paralelos que se está generando contra el propietario de Santa, confía en que sea la Justicia la que dictamine la condena oportuna por estos hechos "aberrantes". Se presentarán con sus abogados como acusación personal en el Juzgado.