Los grupos parlamentarios de Podemos, Compromís y PSPV han presentado en Les Corts una propuesta para que el Consell adopte todas las medidas que eviten las distinciones entre el alumnado por la vestimenta escolar al considerar que se trata de diferencias que vulneran "sus libertades individuales y los derechos de no discriminación por razones de sexo o de expresión e identidad de género".

Con esta iniciativa, "queremos que se modifique el Decreto 39/2008 de 4 de abril del Consell sobre la convivencia en los centros docentes públicos no universitarios para que esos centros no puedan obligar a un código de vestimenta diferenciado por sexo entre los alumnos y las alumnas, y que se permita la plena libertad individual adaptando, en caso de que sea necesario, el diseño de los uniformes de los centros a estos principios. Es decir, que una alumna no esté obligada a llevar falda por razón de su sexo", señalan.

En este sentido la diputada del PSPV-PSOE Ana Besalduch ha explicado que la forma de vestir de cada uno "está dentro de su libertad individual" y consideran que esto "se ha de tener en cuenta para adaptar la normativa vigente a los tiempos en que estamos, que es el siglo XXI".

En este siglo, señala Besalduch, "ya no hay normas específicas que consideren que la falda o el pantalón le corresponden a un sexo u otro. Cada cual debe utilizar el uniforme como más le interese en cada momento, y nunca como le imponen otras personas".

Para la diputada, se tiene que hacer en el uniforme escolar "lo mismo que se hace en la vida diaria, decidir lo que queremos en cada momento".

Para la diputada de Podemos, Pilar Lima, "una escuela inclusiva e igualitaria necesita de una medida como la que planteamos. La intención es garantizar la seguridad y la igualdad de oportunidades para todo el alumnado, independiente de su lugar de procedencia, orientación sexual, identidad y expresión de género, diversidad funcional o cualquier otra característica. Se tienen que suprimir los contenidos que perpetúan un modelo discriminatorio por razones socioeconómicas".

Por último, la diputada y portavoz de Compromís en la Comisión de Educación y Cultura, Papi Robles, ha señalado que la regulación genérica actual "supone que en los centros que prevén el uso de uniformes escolares, su diseño específico con piezas obligatorias y diferenciadas, obligue en función del género físico a usar un tipo de pieza: falda o traje para las chicas, pantalones para los chicos".

"Esta realidad persistente, asociada a unos estereotipos de género tradicionales puede estar superando el ámbito competencial de los centros docentes y vulnerando el principio de igualdad ante la ley y no discriminación por ninguna circunstancia, entre la que se encuentra la diversidad sexual y de género y la propia libertad individual", ha advertido.