Marie Trainer volvió de vacaciones del Caribe y su perro la recibió muy contento con multitud de lametones. La mujer tenía una herida abierta en el brazo y fue en ese momento cuando el animal le transmitió una bacteria que puede llegar a ser mortal: la Capnocytophaga.

Tras varios días haciendo su vida normal, esta estilista de Ohio, comenzó a encontrase mal, pero no le dio importancia alguna al pensar que se trataba de un simple resfriado.

Poco después, según publica Daily Mail, Marie Trainer empezó a sentir fuertes dolores, náuseas y fiebre y fue entonces cuando decidió ir al hospital.

Al ver que su situación de no mejoraba, los médicos decidieron ingresar a la mujer y comenzaron a aplicarle un agresivo tratamiento al creer que podía tener alguna enfermedad contraída en el Caribe.

Los médicos sometieron a la mujer a ocho operaciones

Finalmente, el estado de la mujer derivó en una sepsis y gangrena. Entonces, los médicos optaron por inducirle el coma y le cortaron los brazos y las piernas.

Marie Trainer fue intervenida hasta en ocho ocasiones y despertó diez días después sin sus extremidades.

En realidad, detrás de la enfermedad de la mujer se encontraba la bacteria capnocytophaga canimorsus, transmitida por su perro. Los expertos aseguran que la pueden transmitir los perros al morder o a través de la saliva, sin embargo, es muy raro que tenga estos efectos en los seres humanos.