A sus 61 años, Cecile ha dado luz a la pequeña Uma. Además de ser la madre de la niña, también es su abuela. Se ofreció para que Matthew y a su marido Elliot para que pudieran ser padres. "Mi madre era una candidata sana para traer a Uma a este mundo".

Viven en Nebraska, EEUU, un estado muy conservador. A Matthew le despidieron de su trabajo cuando se enteraron de que iba a casarse con un hombre, por eso no se atrevieron a ir a una agencia de maternidad subrogada y se lo pidieron a su familia.

La madre de Matthew prestó su vientre, la hermana de Elliot, Leea, ofreció los óvulos voluntariamente y Matthew ofreció el esperma. Cecile se quedó embarazada en el primer intento y dio a luz de forma natural.

"Quería hacerlo sólo como un regalo de una madre a su hijo. Sabía que significaba el mundo para Matt", ha asegurado.

Lea no dudó en donar sus óvulos, pero tuvo que convencer a su marido: "No tuve ninguna duda. Estoy casada, así que lo único que tuve que hacer fue hablarlo con mi marido".

A pesar de la polémica que ha generado el caso de la pequeña Uma, Elliot, su padre, dice que no tendrá problemas en explicarle a su hija cómo nació.

"Para ella esto va a ser normal. Pero será interesante cuando descubra que hay muchas otras formas de familia", sostiene. Por el momento, Matthew y Elliot ya han conseguido su sueño de formar una familia.