Las cámaras de seguridad de un edificio de Estambul han recogido la terrible escena. Un menor estuvo a punto de morir ahorcado en un ascensor por un cordón que llevaba enganchado al pie y que, por el movimiento del ascensor, subió hasta su cuello. La rápida actuación de sus hermanas fue lo que le salvó la vida.

Los tres hermanos pequeños entraron solos en un ascensor. Uno de ellos llevaba enganchado un cordón que mitad del mismo se quedó fuera del ascensor sin que el pequeño se diera cuenta.

El rápido descenso del ascensor provocó que el cordón pasara por todo el cuerpo del niño hasta su cuello. De repente, el cordón tiró del niño tan fuerte que lo dejó colgando del mismo. Si no hubiera sido por sus hermanas, el pequeño habría muerto ahorcado, tal y como se puede observar en las imágenes.

Fue el movimiento hacia abajo del ascensor y la pequeña estatura del niño lo que hizo que la cuerda llegara a su cuello. Ante la terrible escena, una de sus hermanas comenzó a pulsar el botón de emergencia y la otra intentaba ayudar al pequeño que, finalmente, lo consiguió.