Un joven ha disparado a bocajarro a dos policías que permanecían estáticos dentro de un coche patrullla. Los hechos han ocurrido en Compton, Estados Unidos, y aún se desconoce la identidad del autor.

Una cámara grabó cómo el joven se acercaba al coche de policía y disparaba a los dos ocupantes, una mujer de 31 años y un hombre de 24. Después, salía corriendo.

Los departamentos de sheriffs de Los Ángeles han informado a través de Twitter de que los agentes sufrieron heridas de bala múltiples y tuvieron que ser sometidos a una operación quirúrgica tras llegar al hospital en estado crítico.

"En este momento tenemos una descripción muy, muy genérica de un hombre de piel oscura que proviene de una de las víctimas", ha explicado el capitán Kent Wegener en una conferencia de prensa.

 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha comentado el vídeo de los hechos, e incluso ha pedido pena de muerte para el autor en caso de que los agentes fallezcan. "¡Animales que deben ser golpeados con fuerza!", ha escrito el presidente en relación al agresor.

"Si mueren, juicio rápido, pena de muerte para el asesino. ¡La única forma de detener esto!", ha expresado.

 

Algunos manifestantes se han reunido frente al Centro Médico St. Francis en Lynwood, donde los agentes se encuentran hospitalizados, según ha explicado el departamento del sheriff.

"A los manifestantes que bloquean la entrada y salida de la sala de emergencias del hospital gritando 'esperamos que mueran': no bloqueen las entradas y salidas a urgencias del Hospital", escribió el departamento en Twitter.

 

Según el departamento, dos personas han sido detenidas durante la protesta. La primera de ellas se trataría de un hombre que "se negó a cumplir y cooperar" y la segunda de un reportero de la estación KPCC de la NPR.

El departamento dijo que la reportera no se identificó como miembro de la prensa, y posteriormente ha sido liberada.