El incendio se ha producido sobre las 11 de la mañana en una torre del Oceanogràfic, y más concretamente en el área de acceso a la zona de tiburones, un área técnica, a nivel de superficie, recubierta de poliespán, que simula rocas.

La densa columna de humo generada ha obligado a evacuar a los visitantes del recinto, en ese momento poco más de mil y unos 350 empleados, aunque no ha provocado ningún daño ni en los animales ni en personas, según han informado fuentes del propio espacio y del cuerpo municipal de bomberos.

El fuego consiguió quedar controlado a los 20 minutos y tras ser examinadas las instalaciones por los bomberos, se ha decidido cerrar el espacio durante todo el día y compensar a los visitantes que han tenido que ser desalojados, han apuntado fuentes del Oceanográfico. Aseguran que mañana miércoles abrirá sus puertas con normalidad.

Las mismas fuentes han destacado la rápida actuación de los bomberos y del personal en el control del incendio y la evacuación. El incendio ha provocado una gran columna de humo negro en el entorno, que ha podido ser vista desde diversos puntos de la ciudad.

 

Hasta el lugar, se han desplazado bomberos de los parques Sur y Campanar, además de una bomba urbana pesada (BUP) y una bomba nodriza ligera (BNL) y un vehículo de mando, entre otros medios.