El hombre, de origen rumano, se ha encaramado a la fachada de la catedral y ha amenazado con tirarse a la plaza del Cardenal Belluga porque, supuestamente, le habían estafado.

 

La Policía Local de Murcia y la Policía Nacional han establecido rápidamente un dispositivo de seguridad, acordonando la zona y cortando los accesos a la plaza del Cardenal Belluga. Asimismo, se han desplegado ambulancias y efectivos de Bomberos.

Finalmente, los efectivos de seguridad han logrado mediar con él para que bajara del edificio y se pusiera a salvo.