El período estival nos brinda varias noches para contemplar las perseidas. No obstante, todo tiene su fin y el de este evento astronómico está ya muy cerca. Si no quieres esperar hasta el próximo año para ser testigo del fenómeno, aún tienes por delante unas jornadas que debes aprovechar.

El pasado 17 de julio inauguramos la llegada de estas lluvias de estrellas a nuestro cielo. Las Lágrimas de San Lorenzo, como también se les llama, nos han acompañado desde entonces, regalando un espectáculo lumínico a nuestros planes nocturnos, pero toca decir adiós. La fecha de fin para este fenómeno astronómico se fija en la noche del 24 de agosto, una última oportunidad para disfrutar las perseidas en este 2021, tal y como informa la Asociación Astronómica de España. Eso sí, la Luna estará creciente, así que la visibilidad no será la mejor... ¡pero aún puede haber suerte!

La noche de San Lorenzo

La tercera lluvia de meteoros más importante del año se convierte en un evento que goza de gran popularidad entre los ciudadanos del hemisferio norte. Este año su clímax ha tenido lugar el 12 de agosto, extendiéndose hasta la madrugada del viernes 13. Su punto álgido se registró entre las 00:00 h, y las 6:00h., ofreciendo en esta franja una frecuencia capaz de potenciar su hermosura.

Las también bautizadas como Lágrimas de San Lorenzo, en honor a la festividad que coincide con su noche más famosa, requieren alejarse de la urbe para ser vistas con claridad. Aunque el cielo debe estar despejado, la amplitud de nuestro campo visual es determinante para convertirnos en testigos.

Las imágenes más espectaculares

Este 2021 nos ha regalado imágenes que confiesan, una vez más, la inmensidad del espacio, reconociendo nuestra insignificancia. El Centro Astronómico de Canarias y el Planetario de Madrid son algunas de las entidades que hicieron público su material, compartiendo una experiencia que, aún al alcance de todos, está a la vista de muy pocos.

 

En el imaginario colectivo las Perseidas constituyen un símbolo de buena suerte. Por todos es sabido que visualizar una estrella fugaz invita a la superstición. Aún tenemos por delante los últimos días para lanzar nuestros deseos al cielo y convertir las Lágrimas de San Lorenzo en una excusa para recordar lo que de verdad nos importa.