El buen estado de tu vehículo es imprescindible para mantener la seguridad en carretera durante todo momento. Uno de los aspectos que más descuidamos,, según un estudio elaborado por Continental y la Fundación CEA, y que más importancia tiene son los neumáticos.

Las ruedas son el único elemento que está siempre en contacto con el asfalto durante la circulación, por lo que es necesario mantenerlas siempre en las mejores condiciones. Lo que implica el buen estado del dibujo que tienen, la profundidad de las ranuras de la banda de rodadura y la presión del aire, de acuerdo con la Dirección General de Tráfico (DGT). En caso del estado del dibujo, la DGT es clara: debe tener una profundidad mínima de 1,6 milímetros, aunque la recomendación es que no baje por debajo de los 3 milímetros.

El descuido en el mantenimiento del dibujo puede ocasionar graves accidentes, como por ejemplo, los ocasionados por el peligroso aquaplanning. Este fenómeno sucede cuando el coche no tiene la suficiente adherencia con la carretera y no responde a la dirección, al acelerador o a los frenos, haciendo que quien conduce pueda perder el control del coche. Pero, ¿cómo podemos saber si nuestros neumáticos sufren un desgaste excesivo?

Así funciona el truco de la moneda de 1 euro

Además de los posibles accidentes derivados del mal estado de los neumáticos, bien sea por presión o desgaste, circular con un vehículo cuyos neumáticos no presentan dibujo, es una infracción grave sancionada con 200 euros por cada neumático en malas condiciones. Sin embargo, hay un pequeño truco con el que podremos asegurarnos del estado de desgaste de los neumáticos conocido como ‘el truco de la moneda de 1 euro’.

 

Es tan sencillo como coger una moneda de 1 euro e introducirla en el dibujo del neumático. Esta moneda tiene un perímetro exterior dorado y una parte interior plateada. Por lo que, si ves la parte dorada, es señal de que debes cambiar el neumático. En caso contrario, podrías aguantar algo más de tiempo aunque, como recuerda la DGT, es recomendable cambiar de neumáticos a los 3 milímetros.

Los errores más frecuentes en el uso de los neumáticos

Tráfico también señala cuáles son otros de los errores más comunes en el mantenimiento de los neumáticos. Tener en cuenta las siguientes advertencias también evitará en gran medida sufrir accidentes con el coche:

  • Presión alta o baja. La presión de los neumáticos es otro de los aspectos que debemos tener en cuenta a la hora de circular y que debe comprobarse regularmente. Esta debe situarse entre los 2 y 2,5 bares, según la carga del vehículo usual. Una presión adecuada del vehículo debe oscilar entre los 2 y 2,5 bares, según la carga del vehículo.
  • Llantas inadecuadas. Las llantas también influyen a la hora de provocar desgaste a los neumáticos por lo que debemos asegurarnos que la llanta es la adecuada para nuestro tipo de vehículos y de neumáticos.
  • Alineación incorrecta. Un desajuste en el eje, además de incrementar el consumo de gasolina, puede causar desperfectos que mermen el neumático.
  • Neumático incorrecto. Al igual que con las llantas, la elección del neumático es muy importante de cara a la seguridad. Se debe elegir siempre un neumático que corresponda con la carga y el tipo de superficie por el que va a transitar tu vehículo, así como el estilo de conducción o la temperatura.