Tres agentes de los Mossos d'Esquadra han salvado la vida a un bebé recién nacido que presentaba síntomas de asfixia. Todo ocurría sobre las 12:30 horas del lunes seis de abril en una calle del barrio de Sants, en Barcelona.

Diane, el padre del pequeño Seynabou, trataba de pedir ayuda en la calle al ver que su hijo no respiraba. Por allí patrullaban en un vehículo oficial tres agentes de la unidad de seguridad ciudadana, y rápidamente han respondido a la llamada del padre, que se encontraba muy nervioso.

Así, los agentes han cogido al recién nacido, que no respiraba debido a la mucosidad y presentaba síntomas de asfixia, colocándole en posición de seguridad para poder proceder a las maniobras para evitar la asfixia.

Cuando el pequeño ha vuelto a respirar, los mossos lo han trasladado en el vehículo oficial hasta un ambulatorio cercano donde Seynabou ha sido atendido. Una vez allí, las doctoras de pediatría del ambulatorio han agradecido a los tres agentes que hayan salvado la vida del bebé y se han encargado de la recuperación final del pequeño.

 

Para no olvidar el día en el que el pequeño volvió a nacer en medio de una pandemia el padre, los tres mossos y el bebé han posado en una fotografía conjunta dentro del ambulatorio.