Los últimos tres delfines que vivían en el Zoo de Barcelona, Nuik, Tumay y Blau, han sido trasladados en un avión de carga especialmente adaptado al Attica Zoological Park de Atenas (Grecia), donde vivirán a partir de ahora.

El traslado responde al cumplimiento del mandato acordado por el pleno del Ayuntamiento de Barcelona, que en 2018 ratificó que la capital catalana debía ser una ciudad libre de cetáceos.

Según ha informado el consistorio barcelonés, los tres delfines han llegado a Atenas en perfecto estado esta tarde a la capital helena acompañados por sus cuidadores, que permanecerán allí unos días para garantizar que los animales se adaptan a sus nuevas instalaciones y a sus nuevos compañeros.

Los tres delfines, que forman parte del Programa Europeo de Especies en Peligro de Extinción (EEP) de la Asociación Europea de Zoos y Acuarios (EAZA), han sido trasladados por la misma empresa especializada que en 1994 trasladó a la orca Ulises desde Barcelona al Zoo de San Diego (EEUU).

 

En 2016 el Ayuntamiento de Barcelona decidió que no ampliaría el delfinario del Zoo barcelonés y ese mismo año ya trasladó a otros dos delfines, Leia y Kuni, al Oceanográfico de Valencia, donde viven actualmente.

El delfín Blau, es el más veterano de los tres delfines, con 21 años, Tumay, con 17 años, es su hermano y Nuik, de 7 años, es hijo de Blau. Las actuales instalaciones del Acuarama del Zoo, que ha quedado desocupado, serán adecuadas para hacer un espacio de manejo de animales, un espacio de estancia temporal para aquellos ejemplares que se vean afectados por obras en sus estancias.