Las tormentas y fuertes lluvias que afectan a la mitad norte de la Península se han saldado con inundaciones, granizo y un reguero de incidencias en Ourense (Galicia), donde el lunes se activó la alerta naranja en la zona de montaña por importantes fenómenos tormentosos acompañados de fuertes lluvias y rayos, que en total sumaron 392.

Se produjeron anegamientos, salidas de vía y daños en casas y locales de O Barco, Verín y Monterrei, algunos de los lugares más afectados por este fenómeno meteorológico impropio de la época estival. Emergencias también registró desprendimientos, cortes de luz y estragos en cultivos y viñedos.

La Guardia Civil, Protección Civil y los bomberos tuvieron incluso que rescatar a vecinos que habían quedado atrapados por el agua en sus casas, así como a animales domésticos, a lo largo de una jornada complicada para los equipos de emergencias.

Casi un centenar de emergencias

En Castilla y León, el servicio de Emergencias ha tenido que atender más de 150 llamadas y cerca de 90 emergencias por las tormentas y las fuertes rachas de viento, aunque no se han producido daños personales.

La provincia más afectada ha sido Zamora, donde se han gestionado 26 emergencias, 11 de ellas en la capital por inundaciones y peligro por caída de objetos debido al viento. Otras siete emergencias por inundaciones fueron gestionadas en la localidad de Roales, todas por inundaciones, y otras ocho en el resto de la provincia.

 

En Soria se gestionaron un total de 17 emergencias, todas en la capital y la mayoría relacionadas con inundaciones en bajos y locales. Durante una hora ha caído una fuerte tromba de agua en esta provincia, más de 60 litros por metro cuadrado, provocando más de una veintena de incidencias y paralizando el tráfico.

Además, se declaró un incendio forestal en Alconaba-Martialay, cerca de la capital, en el que no ha sido necesaria la intervención de los bomberos gracias a la propia lluvia. Los bomberos han estado actuando de diversos puntos de la ciudad, básicamente por la presencia de inundaciones en sótanos y garajes, la salida de varias tapas de alcantarilla, y el volumen de agua en numerosas calles.

Entre las incidencias, un camión ha quedado atrapado en el túnel de la avenida de Eduardo Saavedra. Lo más aparatoso, según el Ayuntamiento, ha sido en la calle San Martín de Finojosa donde se ha producido un socavón, con un metro cuadrado de tamaño, y un derrumbe de un muro en la EDAR de Soria. También se ha recibido aviso de la aparición de una grieta considerable con salida de agua en el muro del campo de fútbol del polideportivo del San Andrés, por lo que se ha acordonado la zona.

En la provincia de Palencia se han gestionado un total de 15 incidentes, diez relacionados con las fuertes rachas de viento, que han provocado obstáculos en las calzadas y peligro por caída de objetos, y cinco de inundaciones por la lluvia caída. Nueve de los avisos procedían de Palencia capital y el resto de la provincia.

En Valladolid se gestionaron un total de 15 emergencias, todas producidas por el viento. 13 han sido en la capital y dos en la provincia.

En León se registraron 11 incidentes, todos en la provincia y relacionados también con las fuertes rachas de viento.

En Segovia se han gestionado tres emergencias a causa de las tormentas y en la provincia de Salamanca dos por inundaciones.

Por último, en Burgos se ha gestionado un incidente relacionado con el viento.