El Instituto Geográfico Nacional ha registrado una sucesión de terremotos en la provincia de Granada durante la noche y la madrugada de este martes que ascienden a más de una treintena de movimientos sísmicos, de los cuales tres han superado una magnitud de 4 en la escala de Richter.

La cadena de seísmos comenzaba con un terremoto de magnitud 4,2 a las 22:36 horas, con epicentro en la localidad de Santa Fe. Posteriormente, se han producido nuevos temblores, el más fuerte a las 22:54, hora local, de 4,5, según el cálculo revisado del Instituto Geográfico Nacional.

El servicio de emergencias 112 de Andalucía ha recibido más de 500 llamadas relacionadas con los temblores, que incluso se han sentido en Málaga, Jaén o Córdoba, aunque por el momento no consta que se hayan producido daños personales.

 

Ante esta situación, la Junta de Andalucía ha decretado la fase de pre-emergencia del Plan de Emergencia Ante el Riesgo Sísmico. Según ha explicado Emergencias, "este nivel se caracteriza por el seguimiento instrumental y estudio del fenómeno además de por medidas de información a órganos, autoridades y población".

Los temblores de la pasada noche han provocado que muchos ciudadanos salieran a la calle, a pesar de las restricciones por la pandemia, ante el miedo de posibles réplicas aún más fuertes.

Personas en la calle a pesar del toque de queda tras el terremoto en la ciudad de Granada

 

El alcalde de Granada, Luis Salvador, ha pedido "precaución" ante la salida masiva a la calle, ya que existe riesgo de caída de las chimeneas de los edificios o cualquier objeto que pudiera caer a la vía pública.

Por otro lado, el concejal de Seguridad de Granada, César Díaz, ha informado de que el Ayuntamiento ha activado el protocolo del plan antisísmico, previsto para terremotos de más de cuatro grados. Todos los bomberos de los parques Norte y Sur están activados para posibles incidencias, que se espera empiecen a ser comunicadas, sobre todo, una vez muchos de los vecinos que han salido a las calles vuelvan a sus casas.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha hecho eco de la noticia a través de su cuenta de Twitter. "Varios terremotos hacen temblar Granada de nuevo esta noche. Me hago cargo de la preocupación de miles de personas. Es momento de mantener la serenidad y seguir las indicaciones de los servicios de emergencias. Confiemos en que pronto recuperen la normalidad", ha aseverado.

 

El temblor ha quedado reflejado incluso en un 'stream' de Testubell, que estaba grabando en directo cuando su cámara comenzaba a reflejar la sacudida. Además, numerosos usuarios de las redes sociales han publicado vídeos del momento.

 

 

 

Incidencias por el seísmo

Aunque en principio los temblores no dejan heridos, sí han causado desperfectos en algunas localidades, fundamentalmente por caídas de elementos, desprendimientos y grietas. En el municipio metropolitano de Santa Fe, donde una casa deshabitada se ha derrumbado.

Los seísmos han llevado a muchos vecinos de la ciudad de Granada, alertados por la intensidad de los mismos, solo comparable a la del que se dejó sentir al mediodía del sábado en la capital, a saltarse el toque de queda, alrededor de las 23:00 horas, y bajar a la calle, en una escena que se ha seguido repitiendo en el centro de la ciudad hasta el filo de la medianoche, con corrillos en que se comentan las sensaciones y también las imágenes y mensajes de apoyo que en redes sociales se han empezado a compartir en alusión al suceso, así como llamadas a familiares o amigos.

La Policía Local, de su parte, ha recorrido las calles para intentar tranquilizar a la ciudadanía e instándoles a que regresen a sus domicilios, puesto que en la vía pública "corren más riesgos" por posibles desprendimientos, según han indicado fuentes policiales, que precisan que por ahora no hay constancia de daños personales ni materiales de consideración.

¿Por qué se ha producido esta cadena de seísmos?

Desde el 1 de diciembre de 2020 hasta este martes se habían calculado un total de 281 terremotos en este entorno, de los cuales ocho eran de magnitud mayor o igual a 3,0 y 41 habían sido sentidos por la población.

Los expertos atribuyen la reciente sismicidad en la Vega de Granada a la aproximación continua de 4 a 5 milímetros al año entre las placas eurasiática y africana. Concretamente, a la liberación brusca de la energía acumulada en las fallas debido a este movimiento entre placas.

Los periodos de mayor actividad sísmica como el actual corresponden a enjambres, con numerosos terremotos de diferentes magnitudes en localizaciones próximas. Se desencadenan cuando la actividad de una falla produce un efecto dominó y dispara la actividad de otras fallas próximas, según ha explicado el investigador de la Universidad de Granada Jesús Galindo-Zaldívar.